20 Febrero 2019

Ha llegado el momento. Después de una intensa búsqueda, por fin has encontrado la vivienda que tanto tiempo has estado buscando. El vendedor te sugiere firmar un contrato de arras para hacer la reserva del inmueble y de esta manera, no correr el riesgo de que otro interesado, pueda adelantarse.

¿En qué consiste exactamente un contrato de arras?

Técnicamente es un pre-contrato en el que las partes se comprometen a firmar un contrato de compraventa en las fechas estipuladas en el mismo. También se hace constar la cantidad de dinero que el comprador adelanta para reservar la vivienda y las condiciones de renuncia para ambas partes.

 

El artículo 1545 del Código Civil indica:

 “Si hubiesen mediado arras o señal en el contrato de compra y venta, podrá rescindirse el contrato allanándose el comprador a perderlas, o el vendedor a devolverlas por duplicadas”.

Información que debe constar en un contrato de arras

 - Datos personales de ambas partes (comprador y vendedor)

  • Información del inmueble: donde se encuentra, cuanto mide, si incluye garaje, etc.
  • Precio final de la vivienda.
  • Importe exacto en concepto de señal, indicando que se restará del importe final.
  • Fecha máxima para finalizar la compra-venta.
  • Registro de cargas de la propiedad (si las hubiese).
  • Reparto de los gastos de compraventa.

 

Existen tres tipos de contratos de arras que suelen utilizarse, dependiendo de los intereses de ambas partes:

Penitenciales: Tanto el comprador como el vendedor, pueden renunciar a firmar el contrato de compraventa. Si es el comprador el que no quiere seguir adelante, perdería la cantidad de dinero abonada y en el caso del vendedor, tendrá que devolver al comprador el doble de la cantidad fijada.

Penales: La parte que incumpla el contrato de arras, tendrá que abonar a la otra parte, la cantidad estipulada en el mismo. La parte cumplidora tendrá dos opciones, exigir que se cumpla con los pactado en el contrato de arras o rescindir el contrato.

Confirmatorias: El comprador adelanta una cantidad pactada entre ambas partes para reservar la vivienda y este importe será deducido del importe final de compra. Si alguna de las partes decide no seguir adelante, la otra puede solicitar una indemnización por daños y perjuicios.

Siempre es aconsejable que se firme un contrato de arras para reservar una vivienda y que, a última hora, no existan desagradables malentendidos.

Uso de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para información estadística y mejorar tu navegación. Para continuar navegando debes aceptar nuestra política de cookies.

Aceptar Rechazar
923 049 105