04 Marzo 2019

Muchas personas creen que cuando acaban de terminar de pagar su hipoteca, la deuda queda cancelada y no deben realizar ningún trámite para que así conste.

Es verdad que, aunque ya no tengamos deuda hipotecaria con nuestro banco, en el Registro de la Propiedad seguirá constando como pendiente. Si no tenemos intención de vender la vivienda, no es necesario acudir para hacer constancia que nuestro inmueble ya no tiene cargas, de hecho, el mismo Registro eliminará esta información de manera automática a los 20 años.

Los expertos siempre aconsejan cancelar la hipoteca, bien a través de nuestro banco (se encargará de realizar el trámite a través de la gestoría con la que trabajen y nos cobrarán los gastos que conlleve) u ocuparnos nosotros mismos.

Si decidimos hacerlo por nuestra cuenta, necesitaremos un certificado por parte de nuestro banco en que se haga constar que ya hemos pagado la hipoteca en su totalidad.

Este documento deberemos presentarlo ante un notario para que emita la escritura de cancelación que será firmada por el apoderado de nuestro banco.

El siguiente paso será cumplir con Hacienda. La agencia tributaria nos facilitará el formulario 600 para que liquidemos el impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.

Volveremos al notario para que nos entregue la escritura y que paguemos los gastos correspondientes que se estiman en unos 250 Euros.

El último paso será acudir al Registro de la Propiedad para hacer constar la cancelación de la hipoteca y levantar la carga que tiene nuestra vivienda.

Con una nota simple, podemos comprobar que se ha realizado correctamente.

Uso de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para información estadística y mejorar tu navegación. Para continuar navegando debes aceptar nuestra política de cookies.

Aceptar Rechazar
923 049 105