10 Junio 2019

Según los últimos estudios, casi el 30% de los propietarios que alquilan sus inmuebles no declaran ese dinero a Hacienda, lo que supone una acción fraudulenta a la administración y, por tanto, puede acarrear una sanción de la Agencia Tributaria consistente en impedir que se aplique la reducción del 60% sobre los rendimientos obtenidos.

Expertos en la materia señalan que la resolución del Tribunal Económico-Administrativo Central vincula a la Administración Tributaria pero no todos los Tribunales Superiores de Justicia sostienen el mismo criterio, por lo que los contribuyentes pueden recurrir dicha sanción y obtener una resolución favorable.

No obstante, Hacienda tiene varios métodos infalibles para detectar que no se está declarando el alquiler, como por ejemplo comprobar los consumos de luz y gas de la vivienda, los datos del catastro o simplemente cerciorarse de si el inquilino declara lo que está pagando de alquiler por esa vivienda.

Si Hacienda, por tanto, detecta que no se está declarando el alquiler por parte del propietario, puede acarrearle serios problemas como por ejemplo impedirle realizar reclamaciones al inquilino por desperfectos o impagos, ya que no existirá ninguna prueba documental que refleje la relación entre ambas partes.

Por todo ello es conveniente que el propietario declare el alquiler, ya que son más los beneficios que reporta que los inconvenientes. Aquí citamos algunas de esas ventajas:

  • El propietario puede beneficiarse de deducciones.
  • Evitará sanciones administrativas.
  • Aunque no se declare, tendrá que pagar los mismos impuestos por esa vivienda.
  • Al alquilar una vivienda se tributa un 1,1% sobre el valor catastral del inmueble. En caso contrario, se tributa un 2,2% de ese valor.

Uso de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para información estadística y mejorar tu navegación. Para continuar navegando debes aceptar nuestra política de cookies.

Aceptar Rechazar
923 049 105