22 Julio 2019

Si echamos un vistazo a los desplazamientos de estudiantes matriculados en universidades españolas, junto al porcentaje de Erasmus, se aprecia el valor de 475.000 jóvenes que necesitan alojamiento para el siguiente curso. Aunque las residencias se muestran como la mejor y primera opción para estudiantes/Erasmus en los primeros años de universidad, el dato de las 95.000 plazas accesibles que emiten cada año las residencias de estudiantes españolas no acogen la desorbitada demanda de los nuevos ingresos.

De esta ahí nace el apogeo y la importancia que se está retomando a los pisos compartido o de alquiler destinados también a estudiantes. El sector inmobiliario y los propietarios de pisos en alquiler están siendo conscientes de la importancia que suponen los estudiantes en la económica, cultura, sociedad y desarrollo de las principales ciudades españolas. Debido a que, en el caso de decidirse por un piso compartido, ofrecen una mayor seguridad a la hora de hacer frente a los gastos ya que se muestran respaldados por sus padres, y, por otro lado, es bastante económico ya que los precios medios en la península de las habitaciones de alquiler están entre 180 – 345 euros en las principales ciudades universitarias españolas, disparándose la demanda en Madrid, Barcelona, Sevilla y Salamanca.

La opción de piso compartido sigue siendo la más económica y preferente por los estudiantes y jóvenes profesionales, con unos niveles de precio medio más inferiores al precio que supone la estancia en la residencia universitaria. Esto conduce a que las opciones de alquiler de viviendas sea un mercado destinado y acogido por la gente joven, debido a que se muestra la opción más flexible y a la medida de cada bolsillo. Si llevamos la comparativa a países europeos nos encontremos a España por debajo del precio medio europeo de 350 euros mensuales, situándose España en un nivel de precio medio mensual por habitación de 230 euros.

En el caso de escoger la residencia como medio de alojamiento, se define como una opción de todo incluido con un presupuesto mucho más estable y elevado frente a los que sugiere un alquiler en un piso compartido. Con respecto al impacto provocado por el aumento de la demanda de estudiantes/Erasmus en busca de alojamiento, la poca capacidad en la que se están viendo los colegios mayores y residencias universitarias, está llevando a desarrollar y cerrar nuevos proyectos para habitar a este gran público. Esta reacción, procedente de la evolución del mercado en constante cambio y aumento, está inquietando al sector inmobiliario, y abrir los ojos desde ante una gran oportunidad.

La elección de la estancia en la residencia contempla ayudas económicas públicas (becas) que van sujetas a una serie de requisitos o situaciones académicas y económicas necesarias. Pero también existen préstamos bancarios que cubren, en cierto modo, los gastos de vivir en otra ciudad.

La decisión acerca de dónde vivir, determinará una nueva etapa marcada por el proceso de mudarse a una nueva ciudad o destino, lejos de la familia, y por lo que los estudiantes/Erasmus van buscando conocer a gente de otras culturas, idiomas e incluso países. Y… ¡Convivir con ellos! Es el momento que se independizan y buscan realizarse consiguiendo ser autosuficientes.

Sería idóneo asentar el terreno para este tipo de públicos que cada vez más buscan razones o motivos relacionadas con la experiencia a la hora de tomar la decisión acerca de piso o residencia universitaria.

¿Y tú, eres estudiante/Erasmus? Danos tu opinión y comparte tu experiencia con nosotros.

Uso de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para información estadística y mejorar tu navegación. Para continuar navegando debes aceptar nuestra política de cookies.

Aceptar Rechazar
923 049 105