12 Agosto 2019

El alquiler de las viviendas es una de las llamadas más atrayentes y demandas por parejas jóvenes o estudiantes, debido a que no todo el mundo tiene una economía sólida que le permite tener o comprar una vivienda propia. Por eso, le dedicaremos atención a este sector (alquileres) tan aclamado por los clientes, centrándonos en lo que conlleva el alquilar un piso, qué nos ofrece y qué responsabilidades implica.

En este caso, destinaremos la atención al sector de pisos para estudiantes, que dicha relación de alquiler, comparte una serie de obligaciones e incluso derechos que implican a ambas partes del arrendamiento (inquilinos y propietarios).

Si eres estudiante o inquilino de algún piso en alquiler o estás pensando en acudir a dicha opción, esto te interesa.

A continuación, enumeraremos algunas de las obligaciones y derechos recogidos en la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU), que, a veces, es desconocido por las personas implicadas en la negociación de alquiler y que nos permite y protege de la existencia de alguna incidencia. Marca los límites que proporciona la seguridad de una negociación de este tipo, el alquiler.

En un primer lugar, destacaremos algunos Derechos que tiene el inquilino, como:

- El Derecho a negociar con el propietario, el tiempo de estancia y la renta de alquiler en el contrato. Se podrán realizar cambios de finalización o de prolongación siempre y cuando existan unos 30 días de margen y de antelación la decisión del propietario.

- El Derecho a pedir al arrendador las reparaciones necesarias para la vivienda. Se podrá declarar aquello que impida desarrollar habitabilidad en la vivienda, que falte o este en malas condiciones. Siempre y cuando nos eran asuntos de deterioros de uso diario o roturas de mala utilización.

- El Derecho a recuperar la fianza al abandonar la vivienda. En este caso, primero se observar las condiciones en las que se queda la vivienda.

- El Derecho a denunciar al casero si decide entrar en la vivienda alquilada sin permiso. Es importante que, si la negociación de alquiler está cerrada, el propietario o casero respete la privacidad del inquilino.

- El casero tiene el derecho a recibir la mensualidad acordada en los tiempos estimados en el contrato de alquiler.

- Referente a las roturas o daños causados por un mal uso o utilidad en la vivienda, el casero tiene derecho a reclamar al inquilino repararlas.

- El Derecho a reclamar la resolución judicial del contrato de alquiler si se da el caso de que el inquilino no paga las rentas.

- Además, el casero o propietario tiene el Derecho a suspender el sistema de prórrogas de dicho contrato de alquiler, una vez transcurrido un año desde el acuerdo, siempre que la necesidad sea para uso familiar o de sí mismo.

Por consiguiente, vamos a destacar las responsabilidades que el inquilino tiene acerca del compromiso que inicia con el acuerdo de alquiler:

- Hacer frente al pago de la fianza antes de incorporarse en la vivienda. Una vez firmando el contrato de alquiler, la persona debe de abonar la cantidad correspondiente con una mensualidad de la renta de alquiler.

- Pagar mensualmente la renta del alquiler. Suele estipular el modo y tiempo de pago en el contrato, pero por lo general durante los primeros 7 días del mes se efectúa.

- Dejar la vivienda en el mismo estado en la que se encontraba al principio de la relación de alquiler. Si no se da el caso, el inquilino perderá la fianza depositada al principio.

- El inquilino no podrá realizar actividades que alteren el orden público o de los vecinos ni obras peligrosas o que dañen el estado de la vivienda.

Por último, veremos algunas de las obligaciones más importantes que tiene el propietario casero, como:
Es proporcionar una vivienda totalmente habitable al inquilino. Deberá de mantenerla y conservarla en un buen estado.

Debe de mantener informado al inquilino de cualquier actualización o cambio referente a la renta del alquiler. Si hay variaciones en la renta, el inquilino debe de estar al corriente y enterado con un mes de antelación antes de que se efectúa el cambio.

El casero tiene la responsabilidad de ofrecer seguridad de la vivienda. Esto quiere decir, que la propiedad debe de estar libre de reclamación judicial por otras personas o entidades.

El casero debe de ser responsable con la seguridad y privacidad de los inquilinos del piso.
No podrá entrar en la vivienda (sin avisar con antelación) ni provocar incomodidad al inquilino.

Como conclusión a esta pequeña exposición de la información que recoge la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU), y la importancia que supone que ambas partes de un arrendamiento se comprometan a sus obligaciones.

Gracias a las reformas actuales y constantes de dicha ley, a la adaptación de las nuevas condiciones, requisitos y necesidades de ambas partes, se puede construir acuerdos pacíficos y seguros que permita experimentar a los estudiantes y hacer a las personas que deciden alquilar sentirse como en un hogar.

Comparte con nosotros tú opinión, y tú ¿alquilas?

Uso de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para información estadística y mejorar tu navegación. Para continuar navegando debes aceptar nuestra política de cookies.

Aceptar Rechazar
923 049 105