26 Agosto 2019

Hay personas que en el momento de comprar una vivienda, valoran la posibilidad de adquirirla a través de un promotor (agente o constructora) o hacerlo a través de cooperativa.

La alternativa de adquirir propiedades través de una cooperativa cada vez es más habitual en España. Ya se cuantifican miles de viviendas que se compran por este método, debido a que, en cierto modo, “ofrece” un ahorro en gastos al comprador porque no existe un intermediario (constructora, agente o promotor) como tal que se lleve un tanto por ciento de comisión. E incluso ofrece opciones de aplazar pagos. De todas formas, se estima una reducción de gasto de al menos un 20% en la adquisición de vivienda en comparación con la promoción libre (mercado libre).

EL mecanismo o funcionamiento de una cooperativa en este aspecto, se inicia desde que un grupo de personas realizan una aportación económica (creación cooperativa) para la finalidad de construir, comprar o vender de la manera más rentable para cada uno de los participantes de dicha cooperativa. Lo que puede ser, la compra de un terreno, con la consiguiente contratación de una constructora o la producción en sí misma, para, por último, edificar un bloque de viviendas y venderlas.

Los clientes se decantan por esta alternativa porque, como decíamos, los gastos de gestión o de notaria, como los de registro suelen ser menores. Además, muchas veces los cooperativistas alcanzan mejores y mayores condiciones hipotecarias. También aquellos miembros que forman parte de la cooperativa diseñan, distribuyen y deciden sobre el material y calidad de las viviendas. Y, todas estas decisiones son siempre sometidas a votación de la cooperativa. En cierto modo, los cooperativitas están mas asegurados por compañías que amparan su inversión económica.

Ante esta cantidad de ventajas o facilidades que se puede ofrecer en la adquisición de una vivienda, donde te lo dan “todo hecho”, hay que ser conscientes de que existe una serie de riesgos en dicha elección.

Empezando a nombrar posibles consecuencias al acudir a una corporativa como que el dinero invertido “desaparezca” o se pierda por una nefasta gestión. Que los plazos de edificación por parte de la constructora se aplacen y aumente inversión ampliando el contrato. Además de que aportación de los cooperativistas es significado de adelanto del precio de vivienda por parte del comprador.

 

Mostrando pros y contras de dicha alternativa, es importante que exista cierto conocimiento búsqueda e investigación acerca del tipo de cooperativa que es, compañía externa asegurado y gestora, que es lo que le ampara, que tipo de leyes rigen o que competencias tiene antes de tomar decisiones.

Que postura crees que es la más adecuada y referente al tipo de inmueble ¿escogerías este tipo de vía para adquirirlo?

Uso de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para información estadística y mejorar tu navegación. Para continuar navegando debes aceptar nuestra política de cookies.

Aceptar Rechazar
923 049 105